Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios.

Lancome

Lancome Energie de Vie Nuit Mascarilla

REF: #6588 Cosmética

75 ml Tester
75 ml Tester
31,85 €

Características de un Tester

Los perfumes tester son probadores nuevos a estrenar. Sin tapón embellecedor o adorno. Te lo enviaremos en una caja blanca o marrón de la marca (en algunas ocasiones sin caja).

Entrega estimada: 24h - 48h
Gastos de envío: 3,95 €
Envío gratis a partir de 69 €
paypal-cards

Nuevo ¡Precio rebajado!
Lancome Energie de Vie Nuit Mascarilla

Descripción y composición de Lancome Energie de Vie Nuit Mascarilla

Lancôme Energie de Vie Le Masque Nuit, es una Mascarilla de reparación nocturna. Recupera la piel del cansancio. Al despertar la piel esta completamente hidratada y recuperada, con un aspecto saludable y sin esos signos de cansancio.

Como usarlo: como crema de noche aplicando una fina capa o como mascarilla hidratante aplicando una capa mayor y dejándola 10’ sobre la piel y retirando el exceso de mascarilla con un pañuelo.

Por qué es tan importante usar mascarilla facial

Sequedad, rojeces, acné, poros abiertos… el otoño es la época propicia para que aparezcan imperfecciones en la piel si no llevamos a cabo un cuidado completo. Y es aquí donde la mascarilla facial juega un rol de lo más importante. ¿Quieres saber por qué?

Para sanar la piel sensible

¿Tu piel es sensible y se irrita con facilidad? ¿Cada vez que te miras al espejo tu rostro está lleno de espinillas, granitos y otras impurezas? Atenta, porque en las mascarillas faciales puede estar tu solución, especialmente en los meses más fríos del año, cuando la piel se seca y se irrita con mayor facilidad. Si este es tu caso, apuesta siempre por una mascarilla que contenga abundante agua mineralizante que le devuelva a la piel su frescura de forma inmediata, así como una mascarilla de hidrogel que repare las células dañadas y las renueve, como Life Plankton de Biotherm que, además, hidrata y nutre la piel sensible, dejándola más fuerte, menos reactiva y más reforzada día tras día.

Si tienes la piel sensible, la mascarilla facial te aportará los nutrientes que necesitas para lucir un rostro a prueba de agentes externos

Para mantener tu piel joven

Por mucho que nos gustaría decirte lo contrario, la edad no pasa en balde para nadie. Pequeñas arrugas en la frente, patas de gallo o líneas de expresión en la comisura de los labios comienzan a hacerse evidentes a partir de los 30 años, cuando los niveles naturales de colágeno y de ácido hialurónico de los tejidos comienzan a disminuir. Pero, tranquila, que no cunda el pánico. Aunque somos conscientes de lo difícil que es luchar contra el paso del tiempo, también sabemos que en nuestras manos está la posibilidad de retrasar sus efectos lo máximo posible. Y, sí, como habrás adivinado, la mascarilla facial se presenta como una de tus grandes aliadas. Renueva y fortalece el colágeno y la elastina de la piel, además de hidratarla y aportarle las vitaminas suficientes para nutrirla. ¿Lo mejor de todo? Que puedes prepararla en casa tú misma. Avena, miel, pepino, limón… escoge los ingredientes que más te gusten y prepárate para lucir una piel de cine.

La mascarilla facial es una de las grandes aliadas en la lucha contra el envejecimiento

Para ayudar a oxigenar la piel

Seguro que has escuchado más de una vez que la contaminación afecta gravemente a la piel: reduce las cantidades de vitamina E y C, disminuye el aporte de oxigeno a los tejidos, lo que se traduce en un rostro apagado, y favorece la aparición de las arrugas y de la flacidez. Es por eso que todo cuidado de la piel es poco, especialmente si vives en una ciudad grande. La leche limpiadora, el tónico y la crema hidratante deberán ser tus imprescindibles diariamente. Eso sí, tampoco te olvides de la mascarilla facial, al menos, una vez a la semana o una vez cada diez días. No solo proporcionará a tu piel ese oxigeno que tanto necesita para recuperar su vitalidad, sino que, además, lucirás un rostro limpio y sin rastro de impurezas.

HIDRATAR Y NUTRIR, LOS DOS CUIDADOS PARA MIMAR NUESTRA PIEL

Hace tiempo que somos conscientes de la importancia de cuidar nuestra piel para lucirla suave, sana y bonita. Sin embargo, una se pierde ante tanta crema en el mercado: nutritivas, hidratantes, sérums, protectoras, anti-age, bb creams... La cuestión para elegir un tratamiento u otro es saber qué necesita nuestra dermis.

Los expertos señalan que los porcentajes ideales para tener una epidermis equilibrada y saludable son 13% de agua, 70% de proteínas y 15% de lípidos. En este caso la piel no se ve seca ni flácida, puesto que está bien hidratada (gracias al agua) y bien nutrida (por los lípidos).

Pero, ¿sabemos las diferencias entre ambos conceptos?

LA HIDRATACIÓN, BEBIDA PARA LA PIEL

La hidratación significa agua para la piel. Es, por tanto, la bebida imprescindible para que nuestra cara no esté tirante, rugosa o apagada. Las temperaturas extremas (tanto frío como calor), el sol y los rayos UV, así como el uso de jabones demasiado abrasivos son los principales culpables de la deshidratación en la dermis.

Para evitar estos efectos, la Academia Española de Dermatología y Venereología, recomienda aplicarse una crema hidratante todos los días, que devolverá la elasticidad y suavidad al rostro. Además, aconseja a continuación ponerse un producto que contenga filtros SPF (en español FPS) o aplicarse un protector solar (sobre todo en verano).

Las cremas hidratantes son aconsejables para cualquier tipo de piel, ya que aportan una fina capa protectora sobre la epidermis (la capa más superficial) y mantienen la cantidad necesaria de CO2 en el tejido. Suelen ser emulsiones ligeras, que se aplican de día y que contienen aceites minerales, propilenglicol y agua.

LA NUTRICIÓN, COMIDA PARA LA PIEL

La nutrición es la comida para nuestra piel, es lo que le da cuerpo, forma y relleno a la cara. Nutrir la piel permite regenerar las células de la epidermis, así como tener una piel más resistentes a los factores externos. Las cremas nutritivas, también llamadas estructurales, retrasan y suavizan los signos del tiempo, como son: la flacidez de la piel, las arrugas y la atrofia del tejido subcutáneo.

Su misión es ofrecer una dosis extra de sebo a las pieles que no segregan suficientes glándulas sebáceas, normalmente, aquellas más maduras y más dañadas por el sol. Estas fórmulas suelen incluir ceramidas y fosfolípidos, que hacen más compacta y elástica la dermis. Su textura es más grasa y untuosa que las hidratantes (contienen lípidos) y se aplican por la noche, cuando la renovación celular es más rápida.

Con todo esto, cuando tengamos que elegir entre un tratamiento u otro, hay que fijarse primero en cómo es nuestra piel. Y es que al final cada piel es un mundo y cada mundo requiere de unos cuidados únicos.

TRUCO

Y si quieres darle luminosidad a tu rostro puedes usar un sérum. Puedes utilizarlo por la mañana y por la noche para tener un aspecto renovado, mezclarlo con tu crema hidratante para tener un extra de hidratación en la piel o incluso aplicarte un par de gotas después del maquillaje en los puntos altos del rostro para realzar su brillo natural.

¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE HIDRATAR LA PIEL?

Todas queremos tener un rostro perfecto, como el de nuestras celebrities favoritas, pero por más trucos de belleza que usemos, hay muchas razones que nos impiden alcanzar este objetivo. Cuando esto ocurre solemos achacar la culpa a la genética, pero en realidad, esta tiene muy poco que ver con la salud de la piel. De hecho, la principal causa de tener un aspecto apagado y desigual es la deshidratación. Y es que por mucho que nos sepamos la teoría (hay que beber entre 1 y 2 litros diarios de agua, llevar una buena alimentación y usar cremas hidratantes) a veces la pereza nos gana la partida y olvidamos llevarla a la práctica. Sobre todo si se desconoce los beneficios de una buena hidratación para la piel. Así que, si no sabes cómo puede ayudarte este proceso, toma nota, después de conocer la importancia de la hidratación de tu rostro, no querrás saltarte este paso en tu rutina beauty nunca más.

 

1. LA PIEL SE VUELVE MÁS RESISTENTE: Una buena hidratación hace que los niveles de agua de la piel estén equilibrados y que la barrera protectora se vea más fortalecida y flexible, lo que lleva a que zonas más delicadas y finas del cuerpo, como puede ser el rostro, estén protegidas de agentes externos tales como el clima, la contaminación o el propio maquillaje. Para que esto suceda, además de beber agua constantemente, debes incorporar una crema hidratante tanto de día como de noche. Es aconsejable que la primera lleve SPF para protegerte del sol, da igual la época del año en la que te encuentres.

2. PREVIENE LA SEQUEDAD: Si en verano el sol es uno de los mayores enemigos para la piel, el frío y el aire seco son sus grandes rivales en otoño. En este caso, lo mejor que puedes hacer es utilizar una crema hidratante nutritiva que intensifique el proceso reparador y regenerador de la piel para combatir la deshidratación y el aspecto cetrino del rostro.

3. MEJORA SU ASPECTO: Muchas veces nos vemos con un rostro hinchado, áspero, en el que los granitos, los puntos negros, las ojeras y las manchas de la piel se notan más. Y es que la deshidratación debilita la piel y la hace más sensible a las imperfecciones. Por lo tanto, es importante hidratar la piel del rostro para eliminar la retención de líquidos que se acumula en los párpados, evitar la aparición de imperfecciones y, sobre todo, devolverle su brillo natural.

Todo esto se puede conseguir con una ayuda extra, la que proporcionan los sérums. Y es que es el producto más eficaz para tratar problemas cutáneos específicos ya que su alta concentración de activos penetra en las capas más profundas de la piel.

4. RETRASA LA APARICIÓN DE LAS ARRUGAS: La piel deshidratada es uno de los motivos principales del envejecimiento prematuro. Al debilitarse la piel, esta se seca y pierde colágeno, lo que acelera el proceso de envejecimiento. Si no quieres que los primeros signos de la edad aparezcan antes de tiempo, no tengas miedo de usar ya una crema hidratante antiarrugas. Aunque la edad natural de empezar a usarla son los 30, los expertos coinciden al recomendar su uso mucho antes para prevenir en vez de curar.

TRUCO

Y si quieres darle más luminosidad a tu rostro puedes usar un sérum. Puedes utilizarlo por la mañana y por la noche para tener un aspecto renovado, mezclarlo con tu crema hidratante para tener un extra de hidratación en la piel o incluso aplicarte un par de gotas después del maquillaje en los puntos altos del rostro para realzar su brillo natural.

Cómo colocar sus productos para el cuidado de la piel

Cómo superponer sus productos para el cuidado de la piel

Cómo superponer sus productos para el cuidado de la piel

Cómo poner en capas tus productos para el cuidado de la piel

Cómo poner en capas tus productos para el cuidado de la piel

1 - Limpiador

Masajee suavemente su limpiador en la cara, asegurándose de evitar el área de los ojos. Enjuague bien y seque.

2 - Suero

Después de la limpieza, comience su ritual diario de cuidado de la piel con uno de nuestros sueros.

3 - Crema para los ojos

Usando su dedo anular, o el dedo más débil, aplique suavemente crema para los ojos alrededor del área de los ojos para activar el proceso de regeneración de la piel.

4 - Hidratante

Usando las yemas de los dedos, mezcle suavemente la crema de manera uniforme con un movimiento circular.

Lancome Energie de Vie Nuit Mascarilla pertenece a la categoría Cosmética